viernes, febrero 06, 2015

NELSON ROMERO GUZMÁN: PREMIO INTERNACIONAL CASA DE LAS AMÉRICAS 2015

Por Jorge Ladino Gaitán Bayona
Profesor de la Universidad del Tolima,
 Integrante del Grupo de Investigación en Literatura del Tolima.



“Todo poeta verdadero es necesariamente un crítico de primer orden” (Valery, 1990, p. 98). Un buen poeta es el primer verdugo de las debilidades de su creación. Reflexiona sobre su oficio, las entrañas de la palabra, sus artificios y misterios. Del mismo modo, es capaz de establecer miradas agudas sobre la obra de otros escritores, generando polémica en la crítica literaria. Esto es clave tenerlo en cuenta a la hora de pensar en Nelson Romero Guzmán (nacido en Ataco-Tolima en 1962), uno de los mejores poetas colombianos y un lúcido ensayista.

Nelson Romero Guzmán  -profesor de la Universidad del Tolima- fue anunciado como ganador del   Premio Casa de las Américas en su edición 56, cuyo fallo unánime se dio en La Habana, Cuba, el jueves 29 de Enero de 2015.  Su poemario Bajo el brillo de la luna se impuso sobre otros 231 participantes. Bajo el brillo de la luna (libro aún inédito y que publicará Casa de las Américas) urde su propuesta estética a partir de la obra pictórica del noruego Edvard Munch, cuyos cuadros y delirios artísticos son recreados por el poeta tolimense. El jurado internacional estuvo integrado por Ariel Silva Colomer (Uruguay), Tony Raful (República Dominicana), Alex Fleites (Cuba), Manuel Oreste Nieto (Panamá) y Piedad Bonnett (Colombia).

El Premio Casa de las Américas -creado en la década del sesenta- es uno de los más importantes en el ámbito hispanoamericano. En 2015 participaron  650 libros -en novela, ensayo y poesía- provenientes de 24 países, según informa Casa de las Américas. En la modalidad de poesía ha tenido en el pasado ganadores tan relevantes como el salvadoreño Roque Dalton, el chileno Enrique Lihn, el peruano Antonio Cisneros, el argentino Mario Trejo, la nicaragüense Gioconda Belli, entre otros.

Previamente Nelson Romero Guzmán había obtenido: Premio Nacional de Poesía Fernando Mejía Mejía (1992); Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia (1999); y Premio Nacional de Literatura –modalidad poesía- del Instituto Distrital de Cultura y Turismo de la Alcaldía de Bogotá (2007). Entre sus libros de poesía publicados se encuentran: Días sonámbulos (1988), Rumbos (1993), Surgidos de la luz (2000), Grafías del insecto (2005), La quinta del sordo (2006), Obras de mampostería (2007), Apuntes para un cuaderno secreto (con la mexicana Kenia Cano, 2011) y Música lenta (2014). Su libro Surgidos de la luz fue traducido al inglés por el poeta húngaro Andrés Berger Kiss bajo el título Sprung from the light.

En este autor tolimense sobresale su capacidad de poetizar despojándose de la camisa de fuerza de los géneros literarios. Varios de sus poemas cuentan historias y a veces hacen digresiones sobre la creación estética. Como lo postula Gabriel Arturo Castro, “su creación es de gran amplitud literaria en temas y formas, colmada de matices innovadores. Allí enlaza, incorpora y conjuga dos círculos de interpretación: la asimilación de la poesía a la narrativa y el carácter ensayístico de algunos de sus poemas” (2013, p. 86). En sus versos la belleza va más allá del artificio de la imagen puesto que refigura las angustias y satisfacciones del arte.  Las piedras y su abecedario religioso se exploran en Obras de mampostería. Las formas de escritura de hormigas, polillas, mariposas y otros minúsculos animales se encuentran en Grafías del insecto. Las cartas de Vincent Van Gogh a su hermano Théo se reinventan en Surgidos de la luz. Goya medita sobre sus brujas y sus cuadros siniestros en La quinta del Sordo. La escritura como cámara de torturas es recreada en Música lenta.

El poeta asume con seriedad el juego de la máscara. Deja que en él surja para cada libro una voz poderosa que no es su yo biográfico. En la elección de los protagonistas de sus poemarios hay una predilección por artistas incomprendidos por las sociedades de su tiempo que, a pesar de todo, tenían un carácter visionario. No solamente se encuentran aquí Vincent Van Gogh en el libro Surgidos de la luz, Goya en La Quinta del Sordo y Edvard Munch en Bajo el brillo de la luna,  sino también poetas malditos incluidos en Música lenta, libro donde imagina poemas que habrían escrito el  Conde de Lautréamont, Antonin Marie Joseph Artaud y Jean Genet.

Aparte de su labor poética, Nelson Romero Guzmán tiene una destacada formación académica y múltiples ensayos y artículos sobre literatura. Licenciado en filosofía y letras. Magister en literatura con tesis laureada. De su labor como crítico literario se encuentran sus libros El espacio imaginario en la poesía de Carlos Obregón (2012) y El porvenir incompleto, tres novelas históricas colombianas (2012). En este último hace una interesante revisión de las propuestas teóricas sobre la nueva novela histórica; a la vez explora con profundidad las lecturas ideológicas y los tejidos ficcionales de las novelas El país de la canela (William Ospina),  El árbol imaginado (Carlos Flaminio Rivera) y  Buen viaje, General (Benhur Sánchez Suárez).

Bajo el brillo de la luna será la puerta de entrada para que los escritores y lectores en lengua castellana dimensionen la propuesta estética de un autor colombiano que cierra con este libro una trilogía donde la pintura y la poesía tienen vasos comunicantes (fenómeno denominado por la teoría literaria como ecfrasis). En Surgidos de la Luz, La Quinta del Sordo y Bajo el brillo de la luna  la metáfora va más allá de la recreación de pinturas del arte occidental. Contienen en sus versos el mundo, la historia y genios del arte universal reinventados por la fecunda imaginación de Nelson Romero Guzmán. Este autor enriquece una prolífica tendencia iberoamericana que ha generado propuestas líricas entrando en relación intertextual con las artes visuales, como bien lo han hecho el Nobel mexicano Octavio Paz, el chileno Gonzalo Millán, el colombiano Juan Manuel Roca  y los españoles Irene Sánchez Carrón, Olvido García Valdés, Joaquín Lobato y Antonio Colinas, entre otros.




Referencias


Castro, G. A. (2013). Nelson Romero Guzmán. Mientras el tiempo sea nuestro, antología poética de Lilia Gutiérrez Riveros, Nelson Romero Guzmán, Winston Morales Chavarro y Andrés Berger Kiss. Santa Marta, Colombia: Ediciones Exilio, p.p. 85 -86.

Valery, P. (1990). Teoría poética y estética. Madrid: Editorial Visor.